Las (polémicas) lecciones vitales de Tim Minchin y la búsqueda de empleo

En este divertido discurso en la universidad de Australia Occidental, Tim Minchin empieza afirmando que no es un orientador vocacional porque no ha tenido nunca lo que se puede considerar un trabajo convencional. Sin embargo, en este post vamos a tomar sus palabras, sus “9 lecciones de vida”, y las vamos a aplicar a la búsqueda de empleo.

Este vídeo tiene subtítulos en español que se pueden activar con el botón de subtítulos de Youtube: Sin título

No necesitas un gran sueño

Las tres primeras ideas que enuncia el cómico son sin duda las más polémicas: no necesitas un gran sueño, no busques la felicidad y todo es suerte. Acostumbradxs, como creo que estamos, a mensajes que buscan el empoderamiento (eres responsable de tu suerte, por ejemplo) estas “lecciones” nos pueden parecer un poco deprimentes. Desde mi punto de vista, no lo son. Estamos hablando de centrarnos en el presente, de focalizar en aquello que tengamos entre manos y de hacerlo con una actitud optimista y humilde. En ese sentido las enuncia Minchin.

1Cuando estamos buscando trabajo por supuesto que tenemos que planificar, tener una meta, pero esto se convierte en un problema si por dirigir nuestra mirada intensamente al objetivo final, nos perdemos el camino que vamos haciendo. Plantea objetivos concretos, intermedios, accesibles, claros, alcanzables. Cuando estés haciendo algo, concéntrate en eso, en el presente y será más probable que optimices (e incluso disfrutes) la propia búsqueda, el camino, el esfuerzo y el aprendizaje que estás haciendo. Demasiadas veces veo a personas en búsqueda de empleo que están participando en un curso pensando nada más en la contratación al finalizar el mismo. De esta forma, se niegan a ellxs mismxs el momento presente y no le sacan todo el jugo y el disfrute a la formación.

2

Esta idea nos lleva a la siguiente sobre no buscar la felicidad. Algunas actividades en la vida se ven entorpecidas por un excesivo empeño en alcanzarlas. Minchin pone el ejemplo del orgasmo, y la felicidad funciona igual. Mejor ocúpate de hacer las cosas bien, concéntrate en lo que tienes que hacer, encuentra aquellas cosas que te acercan al estado de flow y el bienestar vendrá como consecuencia.

3

La actitud con la que afrontamos el tortuoso camino de la búsqueda de empleo en este escenario de crisis es fundamental. Podemos centrarnos en lo negativo, en la falta de oportunidades, en la injusticia de la situación o en lo que queramos. O podemos partir de una actitud de humildad y optimismo, la de saber que tenemos una suerte extraordinaria y empezar a construir a partir de ahí para cumplir nuestros objetivos.

4 9El resto de “lecciones” son menos polémicas y algunas de ellas son evidentes, pero no por ello hay que obviarlas: haz ejercicio y no tengas prisa. Mens sana in corpore sano y vísteme despacio que tengo prisa, dos proverbios populares que tenemos que interiorizar para ser más eficaces. Haz un poco de ejercicio todos los días. Preferiblemente por la mañana, antes de empezar tu jornada de búsqueda (aunque es verdad que cada unx tiene sus ritmos, algunas personas prefieren realizar ejercicio por la tarde). Emplea el tiempo que requiere cada parte del proceso. Define tu perfil con calma y detalle, analiza en profundidad las empresas a las que te vas a dirigir, dedica tiempo a buscar a las personas adecuadas en las redes sociales…

Nos quedan cuatro “lecciones”, creo que imprescindibles y muy originales.

5Cuestiona tus propias opiniones nos está hablando de las trabas y prejuicios propios que se convierten en un obstáculo en nuestro camino. Habla con otras personas con opiniones y experiencias distintas a la tuya, cuestiona tus creencias y tus miedos con sentido del humor. Recuerdo a una persona que, en su primera tutoría de orientación laboral, me dijo que no la contrataban en Badajoz porque era de Barcelona. Esta idea le impedía enfrentarse a otros problemas mucho más graves que tenía en su búsqueda. Todxs tenemos ideas irracionales y debemos tener el valor de encararlas y ponerlas en su sitio. Revisa periódicamente las ideas que puedan estar entorpeciendo tu búsqueda y no te aferres a ellas.

6Sé un maestrx y enseña. Una de las formas más eficaces de aprender y crecer es enseñar a otrxs. Delimita el campo en que eres expertx y ofrece tus conocimientos y experiencia a otras personas. Pasa por el difícil ejercicio de tener que estructurar tu conocimiento para transmitírselo a alguien más. Abre un canal de comunicación para que los demás se puedan aprovechar de lo que sabes.

Muchas oportunidades laborales surgen de estas experiencias.

Para nuestra búsqueda de trabajo esta idea se puede concretar en las redes sociales y la marca personal. Abre un blog y explica lo que sabes, comparte tus conocimientos en LinkedIn, en Google +, en Twitter… El esfuerzo de sistematizar tu experiencia y tus conocimientos te mantendrá actualizado, te obligará a profundizar en lo que crees saber y te hará más visible y apetecible para empresas y reclutadores.

7Defínete por lo que amas. Si eres capaz de encontrar aquello que amas y centrarte en ello, es probable que transmitas una actitud más positiva y aumenten tus posibilidades. Para nuestra búsqueda de trabajo esta lección se puede aplicar en aspectos muy concretos: encuentra ejemplos positivos en todo lo que has hecho (trabajos, cursos, voluntariado). Transmite esos ejemplos en tu perfil profesional, en tu marca personal en la red, en tus entrevistas de trabajo. Si nos piden que nos definamos, que sea siempre a través de conceptos positivos.

8Dejo para el final la idea de respetar a las personas con menos poder. Además de ser una regla ética básica, puede ser también una costumbre que nos devuelva beneficios: tratemos a todas las personas como si fueran nuestros clientes. ¡Porque lo son! Nunca sabes de dónde puede venir una oportunidad laboral. Al entregar un cv en persona, al conversar a través de las redes, al contactar telefónicamente con una empresa, en cualquier situación, trata a todas las personas con las que interactúes igual que tratarías a la persona de quien depende tu contratación.

El propio Minchin hace al final del vídeo un perfecto resumen de sus lecciones:

“…la mejor forma de llenar la vida es aprendiendo tanto como puedas de tantas cosas como puedas, sintiendo orgullo por lo que sea que estés haciendo, teniendo compasión, compartiendo ideas, corriendo, siendo entusiasta…”.

Puedes encontrar la transcripción completa del discurso de Tim Minchin aquí en castellano y aquí en inglés.

Anuncios

4 pensamientos en “Las (polémicas) lecciones vitales de Tim Minchin y la búsqueda de empleo

    • ¡Muchas gracias, Raquel! A mí también me da energía este discurso y me parece que toca algunas teclas muy peculiares pero muy pertinentes.
      Me alegra que te guste. Un abrazo desde el sur.

      Me gusta

  1. Un bonito artículo, bien escrito y claro, partiendo de un discurso original. Tu segundo artículo, sobre digitalización del trabajo también me ha parecido espléndido. Ánimo y enhorabuena. Espero los siguientes.

    Carlos Fernández

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s