Que la búsqueda de empleo no se te vuelva en contra

Hace varias semanas me presentaron a una persona, amiga de una amiga, que estaba buscando trabajo en el ámbito social. Nuestra amiga común pensó que le podía venir bien hablar conmigo, porque yo trabajo en una entidad social. Una conversación interesante. Le estuve contando cómo trabajamos, cuáles son nuestros canales de captación de talento, cuáles suelen ser los requisitos importantes en los procesos de selección… Ella me habló de su trayectoria, de que estaba muy interesada en trabajar con colectivo gitano, de cómo estaba buscando empleo… Quedamos en que me enviaría el cv para que yo le pudiera echar un ojo. Le di mi dirección de correo electrónico… ¿a vosotrxs os ha llegado el cv? ¡¡Pues a mí tampoco!! Y no hay excusas, tendría que haberme contactado de cualquier manera: si ha perdido mi dirección, se la tiene que pedir a nuestra amiga en común, si se lo ha pensado mejor y ya no le interesa esta oportunidad, me tiene que escribir para contármelo (con dos frases es suficiente)… . Sigue leyendo